23/5/17

Menopausia: síntomas y causas [23-5-17]


Menopausia: síntomas y causas

¿Sabías que para tener una menopausia definitiva deben de pasar al menos 12 meses sin tener el periodo?


La menopausia es la ausencia total de menstruación. Pero esta no cesa repentinamente, sino que su desaparición se prolonga durante cierto periodo de tiempo donde las mujeres tienen faltas de la menstruación durante algunos meses y después vuelven a tenerla, a esto se le conoce como perimenopausia.

La menopausia se divide en dos fases: la premenopausia, que dura entre tres y cinco años antes de la última menstruación; y la posmenopausia, la que dura entre 7 y 10 años después de la última regla.

Aunque la edad en que comienza la menstruación es muy variable, suele situarse alrededor de los 50 años. Hablamos de una menopausia precoz si esta se presenta antes de los 40 o 45 años; mientras que una menopausia tardía se presenta cuando aún existe menstruación después de los 55 años.

Los cambios hormonales que ocurren durante el climaterio (transición de todos los cambios desde la edad fértil hasta la edad estéril) son primeramente la ovulación, etapa donde se encuentran muchos folículos primordiales que salen del ovario tras su maduración, provocando lo que se conoce como "regla". Es en este momento en que se producen los estrógenos, hormonas sexuales esteroideas encargadas de mantener los órganos genitales femeninos y los distintos cambios que ocurren durante el ciclo genital.

Ahora bien, tras la menopausia ocurre un cese de la función ovárica. Este consistente en la interrupción de la producción de las hormonas responsables de la fertilidad; agotando los folículos primordiales y por lo tanto, deteniendo los ciclos menstruales.


Síntomas de la menopausia

Aunque se pueden empezar a adivinar algunos indicios de la menopausia por la aparición de distintos síntomas físicos internos y externos, los más habituales son:


Síntomas neurovegetativos

Sofocos: este es uno de los síntomas más frecuentes y precoces de la menopausia. Lo que sucede es que se siente una sensación de calor ascendiente desde el tórax hasta el cuello y la cara, provocando una sudoración excesiva, esto debido a una crisis de vasodilatación cutánea.

La frecuencia y duración de este síntoma es muy variable, puede ser desde unos segundos hasta horas, siendo más frecuentes por la noche. Este síntoma puede aparecer desde cinco años antes de la menopausia y hasta cinco después, disminuyendo cada vez su intensidad.

Otros síntomas: palpitaciones, insomnio, cefalea, sudoraciones y vértigos, entre otros.


Síntomas locales

Ovarios:
estos disminuyen su tamaño, adoptan una forma rugosa e internamente se vuelven fibrosos con ausencia de formaciones foliculares.

Vulva: se produce una atrofia vulvar que provoca pérdida del grosor de la piel y aparición de prurito (hormigueo o irritación incómoda de la piel).

Vagina: disminuye la secreción y el tamaño, provocando la aparición de dispareunia (dolor al tener relaciones sexuales) y aumento en el riesgo de contraer infecciones.

Útero: disminuye su tamaño y se adelgaza el endometrio, asimismo, se produce una disminución en la secreción.

Otros síntomas: es más frecuente la aparición de prolapsos genitales, así como incontinencia urinaria causada por la modificación en músculos y ligamentos.


Síntomas sistémicos

Alteraciones psicológicas: cambios en los hábitos de sueño con insomnio recurrente, irritabilidad, depresión, ansiedad, dificultades de concentración y disminución del libido, entre otros.

Alteraciones cutáneas: disminución del grosor de la piel y elasticidad, sequedad con tendencia a picazón.

Enfermedades cardiovasculares: incremento de la incidencia de enfermedad cardiovascular (infarto, angina de pecho, hipertensión, arteriosclerosis, etc.) debido a la disminución de estrógeno.

Osteoporosis: enfermedad caracterizada por la disminución de la masa ósea y la alteración de la estructura del tejido óseo, los cuales provocan un aumento en la fragilidad y por ende, de la fractura.

Existen algunos tratamientos contra los síntomas de la menopausia, como la terapia hormonal sustitutiva (THS), que consiste en la administración de estrógenos; y tratamientos hormonales con gestágenos o tibolona, un esteroide sintético con acción estrogénica.

Otra opción son los SERM, que no tienen acción sobre los síntomas neurovegetativos ni la atrofia genial, pero son beneficiosos sobre la masa ósea.

Lo más importante es acudir a tu médico, quien te recomendará la opción más viable para tu caso.
 

19/5/17

Menopausia, síndrome que se presenta entre los 45 y 52 años [19-5-17]


Menopausia, síndrome que se presenta entre los 45 y 52 años

La menopausia es una etapa en que la mujer sufre una serie de cambios debido a la interrupción total de la menstruación

Con la irrupción de la menopausia, la mujer experimenta síntomas que pueden llegar a agitarla, pero que si es bien llevada, puede dar paso a una vida tranquila y saludable mientras transita a la vejez.

Fidel Omar García, ginecólogo oncólogo, menciona que la menopausia es la fecha exacta de su última menstruación y debe transcurrir un año entero sin que la mujer la tenga para determinar que ha terminado su vida fértil.

“En realidad lo que ellas sienten o perciben en cuanto a síntomas se llama climaterio o síndrome climatérico, ése vendría a ser el nombre correcto”, especifica.

Generalmente esta sintomatología se presenta entre los 45 y 52 años, teniendo en promedio la mujer mexicana su última menstruación a los 51 años, dice el especialista.

Los síntomas son variados, pero pueden durar hasta 10 años: puede empezar con bochornos a los 43, tener su última menstruación a los 49 y los síntomas durar hasta los 53 años.

Varios órganos necesitan estrógenos para funcionar correctamente: en el sistema genital son los labios mayores y menores de la vulva, la vagina, la matriz, las trompas de falopio y la uretra.

“No existe la lubricación necesaria para tener una buena relación sexual, por lo que empiezan a tener incomodidades debido a la resequedad”, afirma el ginecólogo oncólogo.

Los senos poseen receptores dentro la mama que captan el estrógeno y hacen que se mantengan tersos y resistentes a través de un ligamento llamado ligamento de Cooper.

La disminución hormonal durante el climaterio también provoca la aparición de quistes mamarios que deben ser punzados por el ginecólogo para drenarlos.

Además, la piel se resiente. En ella se encuentra una capa de tejido subdérmico que se nutre de estrógenos que hacen que la piel de una mujer se vea lisa y tersa. Al disminuir la hormona, ésta se reseca.

También experimenta síntomas vasomotores relacionados con el sistema cardiovascular: bajas de presión y calor y ascendente de las piernas hacia arriba (bochornos), que le provocan insomnio.

En muchas ocasiones la relación con la pareja y los hijos se ve afectada por una volubilidad emocional: se enojan con ellos, se sienten incomprendidas y terminan por aislarse.


Problemas a largo plazo


Es común que al comenzar a sentir todos los síntomas, la mujer acuda con su ginecólogo para contrarrestar esta sintomatología. Para ello, el ginecólogo oncólogo Fidel Omar García recomienda suministrarles estrógenos.

Síndrome climatérico

La sintomatología se presenta entre los 45 y 52 años, teniendo en promedio la mujer mexicana su última menstruación a los 51 años

Las manifestaciones del climaterio son variadas, pero pueden durar hasta 10 años:

-Comienza con bochornos a los 43 años.

-La última menstruación alrededor de los 49 años.

-Los síntomas durar hasta los 53 años.

16/5/17

La terapia hormonal después de la menopausia no influye en el deterioro mental [16-5-17]


La terapia hormonal después de la menopausia no influye en el deterioro mental

En un estudio de cuatro años sobre unacohorte de mujeres menopáusicas tratadas con terapia hormonal,los autores observaron que la agudeza mental no mejoraba niempeoraba, aunque el uso de ciertos estrógenos influíapositivamente en el estado anímico.

La terapia hormonal está asociada con el deterioro mental enlas mayores de 65, según publica el equipo, pero eso no ocurrióen este grupo de mujeres estadounidenses de alrededor de 50años.

"Como las participantes eran jóvenes y saludables, loshallazgos cognitivos no son especialmente sorprendentes, perolos resultados sobre el ánimo no los esperábamos", dijo el autorprincipal, Carey E. Gleason, de University of Wisconsin,Madison.

El ánimo mejoró en las usuarias de las píldoras de estrógenoequino, pero no con los parches transdérmicos de estrógenonatural humano.

Para Gleason, los resultados respaldan las indicacionesclínicas vigentes.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EstadosUnidos (FDA, por su sigla en inglés) recomienda tratar lossofocos, la sequedad vaginal o el dolor durante las relacionessexuales de la menopausia con las dosis más bajas posibles deterapia hormonal y durante el período más corto que seanecesario.

La FDA señala que las hormonas aumentan el riesgo deformación de coágulos, infartos, ACV, cáncer mamario yenfermedad de la vesícula biliar.

El equipo hizo un estudio aleatorio versus placebo sobrecasi 700 mujeres, con un promedio de 53 años de edad, que habíantenido su último período un año antes del inicio de lainvestigación, entre el 2005 y el 2008.

En tres grupos, las participantes utilizaron al azar 0,45mg/día de estrógenos equinos conjugados orales (o-CEE) más 200mg/día de progesterona micronizada (m-P) los primeros 12 días decada mes; un parche de 50 mcg/día de estradiol transdérmico (t-E2) más la dosis de m-P, y píldoras y parches placebo.

Al inicio del estudio, más del 40 por ciento tenía sofocosmoderados a graves, lo que disminuyó en todos los grupos a losseis meses, aunque el alivio fue mayor con o-CEE y t-E2 que conplacebo.

Esa diferencia, sin embargo, se redujo con el tiempo cuandolos sofocos fueron desapareciendo en el grupo control a medidaque avanzaba a la postmenopausia.

Las mujeres fueron sometidas a evaluaciones cognitivas y deánimo cuatro veces durante el estudio de cuatro años.

El rendimiento en las pruebas cognitivas no varió en eltiempo entre los grupos, según publica el equipo en PLOSMedicine.

"Esto es realmente importante porque les dice a las mujeresque quieren utilizar la terapia hormonal en la menopausia que eltratamiento no les afectará la memoria", dijo Susan M. Resnick,del Instituto Nacional de Envejecimiento, Baltimore, Maryland,quien no participó del estudio.

Las hormonas son el tratamiento de primera elección paramuchas mujeres con síntomas menopáusicos, según comentó Mark A.Espeland, de la Facultad de Medicina de Wake Forest,Winston-Salem, Carolina del Norte, quien tampoco participó delestudio.

4/5/17

¿Puede mejorarse la memoria tras la menopausia? [4-5-17]

¿Puede mejorarse la memoria tras la menopausia?
Con la menopausia muchas mujeres se quejan de tener peor memoria, de no poder acordarse de una palabra en un momento determinado o de no saber para qué iban a un lugar. Sí, eso que pasa cuando entras en una habitación de la casa y sueltas la famosa frase “pero, ¿a qué venía yo aquí?”.

Los estudios no se ponen aún muy de acuerdo sobre si la menopausia disminuye o no nuestra capacidad de memoria, pero lo que sí está demostrado es que un elevado porcentaje de las mujeres postmenopáusicas se quejan de esos fallos.

Para intentar ayudar a todas esas mujeres, se ha probado con la terapia hormonal, que consiste en la aplicación de dosis de testosterona a las mujeres que así lo desean. Un reciente estudio publicado en la revista científica Menopause (2014) ha querido investigar los efectos de esta terapia sobre el rendimiento cognitivo en un grupo de mujeres posmenopáusicas.

En esta investigación, Susan Davis y un equipo de colaboradores, contaron con la participación de nueve mujeres de edad en torno a los 55 años que se trataron con testosterona transdérmica durante 26 semanas. Antes y después del tratamiento las participantes se sometieron a una resonancia magnética funcional mientras realizaban dos tareas mentales: una de fluencia verbal (decir palabras) y otra de rotación mental.

Los datos mostraron que aunque no hubo cambios en la velocidad o la precisión con la que se hicieron las tareas cognitivas, sí hubo ciertas modificaciones en la forma en la que respondieron los cerebros de esas mujeres. Al parecer, se observó una menor respuesta BOLD (menor consumo de oxígeno) en áreas parietales y frontales para las tareas de fluidez y rotación respectivamente.

Según los autores, podría determinarse que la terapia con testosterona preservaría la función cognitiva en mujeres posmenopáusicas a través de la necesidad de menos recursos neurales en su ejecución.

Quedan muchas cuestiones sin resolver aún. Entre ellas se nos ocurre pensar en la posibilidad de promover una mejora de la memoria y otras funciones mentales a través de una terapia de estimulación cognitiva más allá de los beneficios encontrados en los suplementos hormonales.
 

28/4/17

¿Cuándo te dará la menopausia? ¡Dependerá del inicio de tu menstruación!

¿Cuándo te dará la menopausia? ¡Dependerá del inicio de tu menstruación!

radiopanamericana.com

Existen muchos mitos alrededor de la menstruación que hace que las mujeres que creen en ellos no realicen sus actividades con normalidad por temor a enfrentar alguna ‘consecuencia’. Esta vez, un mito que hemos oído muchas veces es que si la menstruación te vino mucho antes de la edad típica, la menopausia te vendrá también antes que el promedio.

Este mito es totalmente falso pues todas las mujeres nacen con alrededor de 250 mil óvulos y se calcula que para que ocurran 400 ovulaciones se utilizarán menos de 10 mil óvulos. Por lo tanto, existen cerca de 200 mil óvulos extras lo que demuestran que no hay relación entre el inicio y el final de la vida fértil.

24/3/17

Menopausia y andropausia: “La crisis de los 40” tiene efectos psicológicos y físicos [24-3-17]


Menopausia y andropausia: “La crisis de los 40” tiene efectos psicológicos y físicos

La edad mediana en la vida del hombre y la mujer es muy compleja debido a varios factores.

De acuerdo a información de especialistas, los hombres y las mujeres al ingresar a los 40 años de edad ingresan a una etapa denominada menopausia en las mujeres y andropausia en los hombres, la misma que representa grandes cambios físicos y psicológicos para ambos.

La edad mediana en la vida del hombre y la mujer es compleja debido a varios factores de muy distinta índole. Cuando ambos entran a la etapa entre los 40 y los 50 años, se produce un periodo crítico que se denomina coloquialmente “la crisis de los cuarenta”. Esto se debe a que en esta época, su vida ya ha tomado una dirección determinada y las posibilidades de cambiar ese rumbo son cada vez menores.

Esto refleja que el hombre como la mujer, tienen que afrontar una serie de etapas a lo largo de su vida. En el caso de la mujer, entre los 45 y los 55 años de edad se produce la menopausia, que significa el cese de la menstruación y la incapacidad de tener hijos, lo que conlleva unos efectos físicos y psicológicos.

En la población masculina se produce otro proceso que, a diferencia de la menopausia, no aparece de una manera brusca sino paulatinamente y que puede durar décadas, pero que también produce unos efectos físicos y psicológicos. Es lo que se denomina actualmente andropausia.

ANDROPAUSIA, PROCESO LENTO

La andropausia es un proceso lento y progresivo que consiste en el declive gradual de las funciones fisiológicas del hombre y en especial de la capacidad sexual. La edad en la que empieza a afectar a los hombres es muy diversa, pero mayormente se produce hacia los 50 años.

Es causado debido a un descenso del nivel de andrógenos, que son las hormonas sexuales masculinas, y en especial de la testosterona. Este proceso no termina bruscamente con la capacidad de engendrar, ni con el deseo ni la actividad sexual, pero supone una serie de cambios hormonales, físicos y psicológicos.

Los cambios fisiológicos en los hombres ocurren gradualmente y se acompañan de cambios de actitud, fatiga, disminución del apetito sexual y en definitiva de pérdida de energía y agilidad. Asimismo, se presentan otros efectos físicos como la disminución de la función testicular y de la creación de testosterona, declinación de la erección y hay mayor necesidad de estímulos y tiempo para que ésta se produzca.

Los especialistas señalan que también se presentan otros aspectos de carácter general, tales como cambios en el metabolismo, con aumento de la tendencia a engordar y acumular grasas, especialmente en el abdomen, aumento del riesgo de fragilidad ósea, pérdida de masa muscular, agilidad física y agrandamiento de las mamas y caída del bello corporal.

Por todo lo mencionado, unido al paulatino menoscabo de las aptitudes físicas y sexuales, hacen que la autoestima del hombre y la mujer se resientan y que en ocasiones se caiga en procesos depresivos y de ansiedad. Como reacción a todo esto, muchos intentan huir de esta tendencia, buscando un cambio, y es muy frecuente que busquen un idilio, algún hobby repentino o que comiencen a vestir o tener comportamientos que puedan parecer a otras personas impropios de su edad. En cierto modo, es un intento desesperado de recuperar su juventud.

MENOPAUSIA, DETERIORO EN LA SALUD

La menopausia es la cesación fisiológica de la función menstrual por al menos 12 meses, en la mujer que previamente menstruaba, debido a la caída de los niveles hormonales femeninos como consecuencia del cese de la función ovulatoria de los ovarios. Esto marca el fin de la fase reproductiva de la mujer.

El problema de la menopausia es el deterioro que se produce en la salud de la mujer como consecuencia de la pérdida casi total de la producción hormonal femenina, teniendo en cuenta que la mujer depende de sus hormonas para fijar el calcio en sus huesos, por un lado.

Entre las principales consecuencias de ingresar a la etapa de la menopausia en las mujeres está la osteoporosis que causa de debilidad ósea y fracturas que de incapacitantes pueden ser el primer paso que conduzca a la muerte de una paciente por complicaciones asociadas a largos periodos de inmovilidad o al acto quirúrgico asociado.

Así también, el alzheimer puesto que se ha dicho que la deficiencia de hormonas podría tener relación con la aparición de esta enfermedad pero no parece haber suficiente evidencia como la atrofia de los tejidos dependientes de las hormonas, pérdida de los caracteres sexuales femeninos, atrofia uterina, trastornos cutáneos, caída del cabello, entre otros.

Sin embargo, una de las complicaciones más temidas es el sobrepeso, aunque su causa no es clara, pero es un problema muy frecuente y frustrante. Por ello, al igual que en el control de las enfermedades del corazón, es llevar un estilo de vida saludable que incluye una adecuada alimentación, es decir comer de todo en porciones pequeñas y preferir frutas y verdura, y hacer por lo menos 30 minutos de ejercicios diarios, que es muy importante para controlar el peso.

27/2/17

Menopausia precoz: conoce sus síntomas, causas y tratamiento [27-2-17]


Menopausia precoz: conoce sus síntomas, causas y tratamiento

Cuando la menstruación desaparece antes de los 40 años hay que estar alerta a las señales del cuerpo

Sofocos, arritmias, insomnio, cefaleas, menstruación irregular... son síntomas característicos de la menopausia, pero si se producen antes de la franja de edad que comprende los 40-45 años, suelen ser un indicativo de menopausia prematura.

El primer aviso, que puede alargarse durante meses, es la irregularidad de las reglas que, finalmente, terminan por desaparecer. El ovario deja de producir estrógenos, no ovula y la mujer deja de ser fértil.

Este cambio conlleva la aparición de los síntomas con los que abríamos este artículo, propio de las mujeres que rondan la cincuentena. La OMS, calcula que la menopausia precoz la sufre un 1% del colectivo femenino.

El adelanto de este estado en la vida de una persona acarrea muchos inconvenientes ya que muchas funciones del cuerpo se quedan sin la fuerza de las hormonas demasiado pronto y puede ocasionar cuadros depresivos, taquicardias, sofocos, insomnio...


Síntomas físicos y emocionales de una menopausia precoz

A pesar de que hemos hablado de ello, vamos a concretar cómo identificar los síntomas de la menstruación precoz. Es recomendable acudir al médico o ginecólogo si notamos un cambio en nuestros cuerpos como: irregularidades en el periodo, sequedad vaginal, irritabilidad de vejiga, agotamiento, palpitaciones, sudoración nocturna, cambios de humor, inapetencia sexual o dolor durante las relaciones, sofocos, taquicardias, dificultad para conciliar el sueño, osteoporosis, depresión...

La mujer que sufre el climaterio antes de los 40-45 años vive alrededor de cinco años de muchos cambios físicos y emocionales producto de la transición entre la vida fértil y la no reproductiva.


Causas

¿Qué es lo que produce que algunas mujeres sean más propensas que otras a sufrir este climaterio precoz? En un alto porcentaje de los casos se desconoce la causa. Entre las razones conocidas, la menopausia prematura puede tener raíces hereditarias, (es habitual en aquellas hijas cuyas madres la han padecido), cromosómicas (síndrome de Turner), infecciosas (paludismo, varicela), enfermedades de tipo autoinmune (hipotiroidismo, artritis reumatoide) y las causas de origen tóxico como los pesticidas, el alcohol o el tabaco (se calcula que el tabaquismo adelanta la aparición de la menopausia alrededor de 2 a 3 años).

También se ha estudiado el origen quirúrgico. La esterilización por el ligamento de trompas rebaja el flujo de sangre hacia el ovario y esto puede propiciar que se reduzca su función de forma anticipada.


Tratamiento

Al acudir al ginecólogo alertada por la falta de la regla, éste deberá realizar una analítica para corroborar la bajada en el nivel de estrógenos (hormonas responsables de la regla) y el aumento de las gonadotropinas. A la vez también se realizará una exploración física y ginecológica completa.

Las mujeres que sufren con menopausias precoces deben seguir un tratamiento con fármacos que compensen la baja e irregular producción de hormonas, y aporten buena dosis de calcio.

24/2/17

Los calores de la menopausia: ¿cómo aliviarlos? [24-2-17]


Los calores de la menopausia: ¿cómo aliviarlos?

Las oleadas de calor o sofocos son uno de los síntomas que más afecta a las mujeres durante la menopausia, pueden presentarse aproximadamente por cuatro o cinco años, sin embargo, investigadores afirman que pueden durar incluso hasta diez años.

Las oleadas de calor o sofocos de la menopausia es uno de los síntomas que mas incomoda a la mujer en esta etapa, hasta el punto de producir retracción social. Se trata de un flujo de calor que sale desde el abdomen o el pecho y llega hasta la cabeza.

“Estas oleadas de calor se pueden dar muchas veces al día. En promedio lo que está descrito es que se dan entre trece y dieciocho episodios al día que tiene una duración mas o menos de un minuto o minuto y medio pero lógicamente dependiendo de las condiciones de cada paciente a veces pueden durar menos o tener mayor o menor frecuencia”, explica Juan Carlos Ramírez, ginecólogo de Profamilia.

Para ayudar a las mujeres a disminuir el impacto de este síntoma de la menopausia existen diferentes alternativas como la terapia hormonal de suplencia, el uso de algunos medicamentos, de estrógenos de soya y hasta terapias alternativas, sin embargo el tratamiento debe darse de forma individual.

“Hay que buscar varias alternativas sobretodo farmacológicas para tratar de mejorar la calidad de vida de estas mujeres y si bien no quitarles las oleadas de calor por lo menos disminuirlas”, asegura el ginecólogo Ramírez.

Adicional al tratamiento es importante, “fortalecer la actividad física, mejorar la dieta, tratar que tenga un consumo alto de vitaminas, de frutas, de soya para tratar de aminorar un poco esta sintomatología”, agrega Ramírez.

No es claro el mecanismo por el cuál se producen los calores de la menopausia pero se tienen dos teorías, la primera que se debe a picos de una hormona y la otro que se cree es que es debido a una alteración del centro de control de la temperatura.