24/3/17

Menopausia y andropausia: “La crisis de los 40” tiene efectos psicológicos y físicos [24-3-17]


Menopausia y andropausia: “La crisis de los 40” tiene efectos psicológicos y físicos

La edad mediana en la vida del hombre y la mujer es muy compleja debido a varios factores.

De acuerdo a información de especialistas, los hombres y las mujeres al ingresar a los 40 años de edad ingresan a una etapa denominada menopausia en las mujeres y andropausia en los hombres, la misma que representa grandes cambios físicos y psicológicos para ambos.

La edad mediana en la vida del hombre y la mujer es compleja debido a varios factores de muy distinta índole. Cuando ambos entran a la etapa entre los 40 y los 50 años, se produce un periodo crítico que se denomina coloquialmente “la crisis de los cuarenta”. Esto se debe a que en esta época, su vida ya ha tomado una dirección determinada y las posibilidades de cambiar ese rumbo son cada vez menores.

Esto refleja que el hombre como la mujer, tienen que afrontar una serie de etapas a lo largo de su vida. En el caso de la mujer, entre los 45 y los 55 años de edad se produce la menopausia, que significa el cese de la menstruación y la incapacidad de tener hijos, lo que conlleva unos efectos físicos y psicológicos.

En la población masculina se produce otro proceso que, a diferencia de la menopausia, no aparece de una manera brusca sino paulatinamente y que puede durar décadas, pero que también produce unos efectos físicos y psicológicos. Es lo que se denomina actualmente andropausia.

ANDROPAUSIA, PROCESO LENTO

La andropausia es un proceso lento y progresivo que consiste en el declive gradual de las funciones fisiológicas del hombre y en especial de la capacidad sexual. La edad en la que empieza a afectar a los hombres es muy diversa, pero mayormente se produce hacia los 50 años.

Es causado debido a un descenso del nivel de andrógenos, que son las hormonas sexuales masculinas, y en especial de la testosterona. Este proceso no termina bruscamente con la capacidad de engendrar, ni con el deseo ni la actividad sexual, pero supone una serie de cambios hormonales, físicos y psicológicos.

Los cambios fisiológicos en los hombres ocurren gradualmente y se acompañan de cambios de actitud, fatiga, disminución del apetito sexual y en definitiva de pérdida de energía y agilidad. Asimismo, se presentan otros efectos físicos como la disminución de la función testicular y de la creación de testosterona, declinación de la erección y hay mayor necesidad de estímulos y tiempo para que ésta se produzca.

Los especialistas señalan que también se presentan otros aspectos de carácter general, tales como cambios en el metabolismo, con aumento de la tendencia a engordar y acumular grasas, especialmente en el abdomen, aumento del riesgo de fragilidad ósea, pérdida de masa muscular, agilidad física y agrandamiento de las mamas y caída del bello corporal.

Por todo lo mencionado, unido al paulatino menoscabo de las aptitudes físicas y sexuales, hacen que la autoestima del hombre y la mujer se resientan y que en ocasiones se caiga en procesos depresivos y de ansiedad. Como reacción a todo esto, muchos intentan huir de esta tendencia, buscando un cambio, y es muy frecuente que busquen un idilio, algún hobby repentino o que comiencen a vestir o tener comportamientos que puedan parecer a otras personas impropios de su edad. En cierto modo, es un intento desesperado de recuperar su juventud.

MENOPAUSIA, DETERIORO EN LA SALUD

La menopausia es la cesación fisiológica de la función menstrual por al menos 12 meses, en la mujer que previamente menstruaba, debido a la caída de los niveles hormonales femeninos como consecuencia del cese de la función ovulatoria de los ovarios. Esto marca el fin de la fase reproductiva de la mujer.

El problema de la menopausia es el deterioro que se produce en la salud de la mujer como consecuencia de la pérdida casi total de la producción hormonal femenina, teniendo en cuenta que la mujer depende de sus hormonas para fijar el calcio en sus huesos, por un lado.

Entre las principales consecuencias de ingresar a la etapa de la menopausia en las mujeres está la osteoporosis que causa de debilidad ósea y fracturas que de incapacitantes pueden ser el primer paso que conduzca a la muerte de una paciente por complicaciones asociadas a largos periodos de inmovilidad o al acto quirúrgico asociado.

Así también, el alzheimer puesto que se ha dicho que la deficiencia de hormonas podría tener relación con la aparición de esta enfermedad pero no parece haber suficiente evidencia como la atrofia de los tejidos dependientes de las hormonas, pérdida de los caracteres sexuales femeninos, atrofia uterina, trastornos cutáneos, caída del cabello, entre otros.

Sin embargo, una de las complicaciones más temidas es el sobrepeso, aunque su causa no es clara, pero es un problema muy frecuente y frustrante. Por ello, al igual que en el control de las enfermedades del corazón, es llevar un estilo de vida saludable que incluye una adecuada alimentación, es decir comer de todo en porciones pequeñas y preferir frutas y verdura, y hacer por lo menos 30 minutos de ejercicios diarios, que es muy importante para controlar el peso.

27/2/17

Menopausia precoz: conoce sus síntomas, causas y tratamiento [27-2-17]


Menopausia precoz: conoce sus síntomas, causas y tratamiento

Cuando la menstruación desaparece antes de los 40 años hay que estar alerta a las señales del cuerpo

Sofocos, arritmias, insomnio, cefaleas, menstruación irregular... son síntomas característicos de la menopausia, pero si se producen antes de la franja de edad que comprende los 40-45 años, suelen ser un indicativo de menopausia prematura.

El primer aviso, que puede alargarse durante meses, es la irregularidad de las reglas que, finalmente, terminan por desaparecer. El ovario deja de producir estrógenos, no ovula y la mujer deja de ser fértil.

Este cambio conlleva la aparición de los síntomas con los que abríamos este artículo, propio de las mujeres que rondan la cincuentena. La OMS, calcula que la menopausia precoz la sufre un 1% del colectivo femenino.

El adelanto de este estado en la vida de una persona acarrea muchos inconvenientes ya que muchas funciones del cuerpo se quedan sin la fuerza de las hormonas demasiado pronto y puede ocasionar cuadros depresivos, taquicardias, sofocos, insomnio...


Síntomas físicos y emocionales de una menopausia precoz

A pesar de que hemos hablado de ello, vamos a concretar cómo identificar los síntomas de la menstruación precoz. Es recomendable acudir al médico o ginecólogo si notamos un cambio en nuestros cuerpos como: irregularidades en el periodo, sequedad vaginal, irritabilidad de vejiga, agotamiento, palpitaciones, sudoración nocturna, cambios de humor, inapetencia sexual o dolor durante las relaciones, sofocos, taquicardias, dificultad para conciliar el sueño, osteoporosis, depresión...

La mujer que sufre el climaterio antes de los 40-45 años vive alrededor de cinco años de muchos cambios físicos y emocionales producto de la transición entre la vida fértil y la no reproductiva.


Causas

¿Qué es lo que produce que algunas mujeres sean más propensas que otras a sufrir este climaterio precoz? En un alto porcentaje de los casos se desconoce la causa. Entre las razones conocidas, la menopausia prematura puede tener raíces hereditarias, (es habitual en aquellas hijas cuyas madres la han padecido), cromosómicas (síndrome de Turner), infecciosas (paludismo, varicela), enfermedades de tipo autoinmune (hipotiroidismo, artritis reumatoide) y las causas de origen tóxico como los pesticidas, el alcohol o el tabaco (se calcula que el tabaquismo adelanta la aparición de la menopausia alrededor de 2 a 3 años).

También se ha estudiado el origen quirúrgico. La esterilización por el ligamento de trompas rebaja el flujo de sangre hacia el ovario y esto puede propiciar que se reduzca su función de forma anticipada.


Tratamiento

Al acudir al ginecólogo alertada por la falta de la regla, éste deberá realizar una analítica para corroborar la bajada en el nivel de estrógenos (hormonas responsables de la regla) y el aumento de las gonadotropinas. A la vez también se realizará una exploración física y ginecológica completa.

Las mujeres que sufren con menopausias precoces deben seguir un tratamiento con fármacos que compensen la baja e irregular producción de hormonas, y aporten buena dosis de calcio.

24/2/17

Los calores de la menopausia: ¿cómo aliviarlos? [24-2-17]


Los calores de la menopausia: ¿cómo aliviarlos?

Las oleadas de calor o sofocos son uno de los síntomas que más afecta a las mujeres durante la menopausia, pueden presentarse aproximadamente por cuatro o cinco años, sin embargo, investigadores afirman que pueden durar incluso hasta diez años.

Las oleadas de calor o sofocos de la menopausia es uno de los síntomas que mas incomoda a la mujer en esta etapa, hasta el punto de producir retracción social. Se trata de un flujo de calor que sale desde el abdomen o el pecho y llega hasta la cabeza.

“Estas oleadas de calor se pueden dar muchas veces al día. En promedio lo que está descrito es que se dan entre trece y dieciocho episodios al día que tiene una duración mas o menos de un minuto o minuto y medio pero lógicamente dependiendo de las condiciones de cada paciente a veces pueden durar menos o tener mayor o menor frecuencia”, explica Juan Carlos Ramírez, ginecólogo de Profamilia.

Para ayudar a las mujeres a disminuir el impacto de este síntoma de la menopausia existen diferentes alternativas como la terapia hormonal de suplencia, el uso de algunos medicamentos, de estrógenos de soya y hasta terapias alternativas, sin embargo el tratamiento debe darse de forma individual.

“Hay que buscar varias alternativas sobretodo farmacológicas para tratar de mejorar la calidad de vida de estas mujeres y si bien no quitarles las oleadas de calor por lo menos disminuirlas”, asegura el ginecólogo Ramírez.

Adicional al tratamiento es importante, “fortalecer la actividad física, mejorar la dieta, tratar que tenga un consumo alto de vitaminas, de frutas, de soya para tratar de aminorar un poco esta sintomatología”, agrega Ramírez.

No es claro el mecanismo por el cuál se producen los calores de la menopausia pero se tienen dos teorías, la primera que se debe a picos de una hormona y la otro que se cree es que es debido a una alteración del centro de control de la temperatura.

 

21/2/17

La terapia hormonal en la menopausia ni previene ni aumenta el riesgo de alzhéimer

La terapia hormonal en la menopausia ni previene ni aumenta el riesgo de alzhéimer

Con independencia de la duración del tratamiento, la administración de terapia hormonal durante la menopausia no protege a largo plazo frente a la enfermedad de Alzheimer


abc.es

La menopausia, o lo que es lo mismo, la interrupción definitiva de la menstruación en la mediana edad, constituye una etapa en la vida de la mujer caracterizada por una menor producción de hormonas femeninas, fundamentalmente de estrógenos. Y dado que este menor nivel de estrógenos se asocia con la aparición de síntomas muy molestos como los sofocos o las migrañas, muchas mujeres reciben tratamiento para ‘corregirlo’. Se trata de la consabida ‘terapia hormonal sustitutiva’ (THS), cuyo perjuicio o beneficio continúa siendo objeto de un intenso debate entre los científicos. Por ejemplo, ¿la terapia hormonal se asocia a un mayor o menor riesgo de alzhéimer? Pues muchos estudios, especialmente los más recientes, sugieren que esta terapia tiene un efecto protector frente a la demencia. Pero según una nueva investigación llevada a cabo por investigadores de la Universidad de Finlandia Oriental en Kuopio (Finlandia), la THS no tiene ningún efecto positivo –ni tampoco negativo– sobre el riesgo a largo plazo de enfermedad de Alzheimer.

Como explica Bushra Imtiaz, directora de esta investigación publicada en la revista «Neurology», «si bien las mujeres todavía tienen que consultar con sus médicos los riesgos y beneficios asociados con la terapia hormonal durante la menopausia, nuestro trabajo no ofrece ninguna evidencia contundente de que la administración de hormonoterapia proteja a las mujeres frente a la enfermedad de Alzheimer».


No hay protección


En los últimos años se han desarrollado numerosos estudios para evaluar los beneficios, y sobre todo los riesgos, de la terapia hormonal en la menopausia. Y de acuerdo con los resultados, parece que la hormonoterapia reduce el riesgo de las usuarias de padecer un infarto de miocardio o un ictus, así como de sufrir un debilitamiento de sus huesos –o lo que es lo mismo, de desarrollar menopausia.

Por el contrario, el tratamiento también se ha asociado a un riesgo mucho mayor de cáncer de ovario. Sin embargo, no está muy claro si esta terapia hormonal es beneficiosa o perjudicial en lo que se refiere al alzhéimer. Y es que según el estudio que se mire, el tratamiento tiene un efecto protector o inductor. De ahí la importancia de esta nueva investigación, dado que podría poner fin a la controversia sobre la relación entre la terapia hormonal y la demencia, muy especialmente el alzhéimer.

Para llevar a cabo el estudio, los autores siguieron la evolución de 8.195 mujeres a lo largo de dos décadas –desde 1989, año en el que las participantes tenían una edad entre los 47 y los 56 años, hasta 2009–, periodo durante el cual las participantes respondieron cada cinco años a un cuestionario en el que se les preguntó sobre distintos aspectos relacionados con su salud, caso de la posible administración de THS. En total, la cifra de mujeres que tomaron terapia hormonal fue de 4.401.

Concluido el estudio, el número de participantes que desarrollaron enfermedad de Alzheimer se estableció en 227. Sin embargo, y de acuerdo con los resultados, el uso de terapia hormonal no tuvo ninguna influencia sobre el riesgo de aparición de la enfermedad. Es decir, ni protege a largo plazo frente al alzhéimer ni desencadena ni acelera su progresión.


Recuerdos ‘sesgados’


En este contexto, los resultados mostraron que las mujeres que afirmaron haber tomado la terapia hormonal durante un mínimo de 10 años tuvieron un menor riesgo de desarrollar alzhéimer que aquellas que no recibieron THS. Sin embargo, la revisión de los resultados con los datos sobre THS recogidos del Registro Finés, en el que desde 1995 se registra con precisión qué mujeres toman terapia hormonal y durante cuánto tiempo, refutaron que esto fuera realmente así.

Como concluye Bushra Imtiaz, «la limitación de nuestro estudio es que algunas informaciones fueron aportadas por las propias participantes, que podrían no recordarlas con total precisión. Además, tampoco pudimos controlar los resultados de aquellas participantes con una predisposición genética a desarrollar la enfermedad de Alzheimer».

3/11/16

Nula producción de estrógenos provoca menopausia prematura [3-11-16]


Nula producción de estrógenos provoca menopausia prematura

La falla ovárica hace que las mujeres no puedan procrear. Además, produce desgaste óseo, problemas cardiacos y hasta cerebrales.


El especialista y titular de la Clínica de Climaterio, Menopausia y Osteoporosis del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Juan Carlos Pérez Barba, informó que la ausencia de menstruación por periodos prolongados de hasta tres meses, descartando un embarazo, puede advertir sobre un trastorno conocido como falla ovárica, según información proporcionada por Notimex.

El experto explicó que ello podría ocasionar que mujeres menores de 40 años concluyan su vida reproductiva al dejar de producir estrógenos, es decir, que las mujeres llegan a un estado similar a la menopausia de forma prematura, lo cual repercute severamente en el plano físico, sexual y emocional.

Indicó que son diversas las causas que pueden ocasionar falla ovárica, entre ellas el antecedente familiar, la ingesta de ciertos medicamentos como efecto secundario a quimioterapia, radioterapia y a algunos procedimientos como retiro de la matriz, o de quistes en donde pudieron quedar ovarios incompletos.

    “De hecho los efectos en la baja producción de estrógenos son más severos en mujeres jóvenes que incluso de edad avanzada, debido a que sin tratamiento las afectadas permanecen varias décadas sin producir hormonas, por lo tanto, es un descontrol que en términos normales no ocurriría, es como si de repente se apagara la luz”, expresó Pérez Barba.

Los estrógenos tienen la capacidad de proteger contra el desarrollo de diversas enfermedades e incluso afecciones cardiacas y cerebrovasculares, por lo que al dejar de producirlos produce secuelas en el organismo.

Un ejemplo fehaciente de los beneficios de la producción de estrógenos es que éstos contribuyen a prevenir la llamada osteoporosis en donde al haber un importante desgaste de huesos se originan caídas y fracturas que pueden llegar a ser mortales.

    “De ahí la importancia de detectar oportunamente el problema para ofrecer tratamiento tanto hormonal como preventivo dado que sin él, muchas mujeres pueden fallecer jóvenes”, indicó el especialista.

El tratamiento consiste básicamente en reemplazo hormonal si es que la paciente es candidata al suministro de estrógenos, andrógenos y progesterona. En caso de que no sea la opción más viable, se le brinda manejo preventivo para evitar complicaciones como infartos y desgaste óseo.

1/11/16

Las migrañas podrían empeorar durante la menopausia [1-11-16]


Las migrañas podrían empeorar durante la menopausia

Las mujeres en la perimenopausia y la menopausia tienen más migrañas que las premenopáusicas, halla un estudio


Una nueva investigación confirma lo que las mujeres con migrañas les han dicho a sus médicos durante años: los ataques de migraña parecen empeorar en los años antes de y durante la menopausia.

"En las mujeres que tienen migrañas, los dolores de cabeza aumentan de un 50 a un 60 por ciento mientras pasan por la perimenopausia y la menopausia", comentó el Dr. Vincent Martin, profesor de medicina y codirector del Programa del Dolor de Cabeza y el Dolor Facial de la Universidad de Cincinnati.

El nuevo hallazgo, apuntó Martin, "básicamente confirma lo que las mujeres nos han dicho a los médicos durante décadas. Finalmente tenemos algo de evidencia".

La perimenopausia es el periodo en que el cuerpo comienza la transición a la menopausia, cuando se acaban los periodos mensuales. La perimenopausia puede durar varios años, y con frecuencia se caracteriza por periodos irregulares, sofocos y problemas para dormir. La perimenopausia puede comenzar entre los 40 y los 49, y la menopausia ocurre, en promedio, a los 51 años, según el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento de EE. UU.

El estudio se presentará el miércoles en la reunión anual de la Sociedad Americana del Dolor de Cabeza (American Headache Society), en Los Ángeles. Los estudios presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

Martin y sus colaboradores encuestaron a poco más de 3,600 mujeres de 35 a 65 años de edad. Les enviaron un cuestionario por correo que les preguntaba sobre su estatus menopáusico y si tenían migrañas, y si las tenían, con qué frecuencia. Se calificó a las mujeres como pacientes con dolores de cabeza frecuentes si tenían 10 o más días con dolor de cabeza al mes.

Las mujeres del estudio estaban divididas de forma más o menos equitativa en tres grupos: premenopáusicas, perimenopáusicas y postmenopáusicas.

Mientras que el 8 por ciento del grupo premenopáusico tenía dolores de cabeza frecuentes, lo mismo sucedía en el 12.2 por ciento del grupo perimenopáusico y en el 12 por ciento de las mujeres menopáusicas.

Los resultados podrían parecer inicialmente confusos, dado que los expertos saben que las mujeres más jóvenes con frecuencia contraen migrañas justo antes y al inicio del ciclo menstrual, apuntó el investigador del estudio, el Dr. Richard Lipton, director del Centro del Dolor de Cabeza del Centro Médico Montefiore y profesor de neurología del Colegio de Medicina Albert Einstein, de la ciudad de Nueva York.

"Las mujeres con migrañas son más propensas a contraerlas un par de días antes de la menstruación y hasta los primeros días del ciclo, cuando tanto el estrógeno como la progesterona disminuyen. La idea de que las mujeres que tienen menos periodos [durante la perimenopausia] contraerían más migrañas parece paradójica", comentó Lipton.

Pero, apuntó, los expertos creen que los niveles de estrógeno en descenso explican los dolores de cabeza en ambos casos.

El estudio provee información valiosa sobre el problema de las migrañas, según la Dra. Elizabeth Loder, jefa de la división del dolor de cabeza y el dolor del departamento de neurología del Hospital Brigham & Women's, en Boston.

"Creo que este estudio es particularmente valioso porque se tomaron la molestia de determinar cuidadosamente en qué fase estaban las mujeres", comentó.

Loder se mostró de acuerdo en que el estudio valida lo que las pacientes les han estado diciendo a los médicos durante años. Su tamaño también le da credibilidad.

Pero es importante poner el estudio en perspectiva, planteó. "Aunque las diferencias relativas [en la frecuencia de los dolores de cabeza] entre los grupos del estudio parecen grandes, los números absolutos no lo son", aseguró Loder. Apuntó que el 8 por ciento de las mujeres premenopáusicas y alrededor del 12 por ciento de las mujeres mayores tenían dolores de cabeza frecuentes.

Para el alivio, sugirió Martin, las mujeres pueden pedir a su especialista en el dolor de cabeza que ajuste o cambie sus medicamentos para las migrañas.

Las mujeres también pueden preguntar sobre tomar terapia de reemplazo hormonal por un periodo breve, añadió, al razonar que aumentar el estrógeno podría ayudar a reducir los dolores de cabeza. Pero las mujeres y sus médicos deben discutir sobre los beneficios y los riesgos (como un aumento en el riesgo de accidente cerebrovascular) del uso de hormonas.

29/10/16

Más de la mitad de las mujeres entre 40 y 59 años confiesa sufrir disfunción sexual

Más de la mitad de las mujeres entre 40 y 59 años confiesa sufrir disfunción sexual

biobiochile.cl

En el marco del día Mundial del Climaterio y la Menopausia, que se celebró este 18 de octubre, especialistas de la Sociedad Chilena de Climaterio (SOCHICLIM) abordaron los principales aspectos de la salud sexual de las mujeres que cruzan esta etapa. Los médicos hicieron un fuerte llamado a consultar frente a los síntomas del climaterio y a no renunciar a su vida sexual.

Según la OMS, dentro de unos treinta años habrá más de mil millones de mujeres de cincuenta años o más, el triple que en 1990. Y gracias a los avances sociales y las mejoras de la salud, la mayoría de ellas tendrán un aumento significativo de su esperanza de vida. “De allí la importancia de crear conciencia sobre la necesidad de evaluar y prevenir la salud en las mujeres, durante este período”, indicó el Dr. Isidoro Navarrete, Presidente de la Sociedad Chilena de Climaterio.

El profesional añadió que si bien el concepto “menopausia” o “climaterio” suelen tener una connotación negativa por los síntomas que acarrean, esa percepción debiera eliminarse de raíz, porque a partir de un buen tratamiento y hábitos de vida saludable, las mujeres pueden hacer de esta etapa, incluso, la mejor de sus vidas.


Vida sexual y climaterio


Según un estudio del Grupo de Colaboración para la Investigación del Climaterio en América Latina (Redlinc), a las chilenas les llega la menopausia alrededor de los 49,5 años.

Cuando eso ocurre los ovarios dejan de producir óvulos y la mujer produce menos hormonas femeninas (estrógeno y progesterona). Las consecuencias del hipoestrogenismo provocan cambios anatómicos en la región genital, en la respuesta sexual y cambios sicológicos.

“La mujer presenta mayor sequedad vaginal, disminución del tamaño del clítoris y adelgazamiento de los labios mayores. Asimismo, se produce un alargamiento de la fase de excitación y menor erección del clítoris. La disminución de hormonas femeninas provocan, además, cambios de humor y pérdida del deseo sexual. Si a eso sumamos que socialmente se suele ridiculizar la actividad sexual en las personas mayores, el resultado final puede ser simplemente desastroso”, señala el Presidente de SOCHICLIM.

El Dr. Navarrete advierte que el problema más grave es que la mayoría de las mujeres no consulta a su médico y creen que estos trastornos en su vida sexual son normales o peor aún: que no tienen remedio.


Salud urogenital: clave en la vida sexual


Durante la etapa del climaterio, la salud urogenital es un factor determinante para la calidad de vida y la función sexual. Según un estudio publicado el 2009 en la Revista Menopause, que analizó las disfunciones sexuales de las mujeres de Latinoamérica, 56.8% de las mujeres entre 40 – 59 años confesó sufrir de disfunción sexual. Este mismo estudio demostró que el principal factor de riesgo de esta patología fue la sequedad vaginal.

Por su parte, el estudio REVIVE, publicado en 2013, indicó que 80% de las mujeres confesaron que los trastornos urogenitales tenían un efecto negativo en sus vidas y 75% señaló directamente que tenían un efecto negativo en su vida sexual. Un 36% dijo que estos síntomas las hacían sentirse viejas. Mientras que un 25% terminó su relación de pareja debido a este factor físico.


Consulta y tratamiento

Los especialistas en climaterio hacen una fuerte advertencia a que las mujeres se atrevan a buscar ayuda, que no sientan que están condenadas a vivir todos estos síntomas y que si se tratan y mantienen buenos hábitos de vida (nutrición adecuada y ejercicios regulares), estas molestias pueden ser revertidas al punto que esta etapa puede ser incluso la mejor de su vidas y se puede gozar de una sexualidad plena.

“Las mujeres deben consultar y saber que existen tratamientos según la sintomatología, que pueden ir desde la Terapia de Reemplazo Hormonal (TRH) hasta una terapia sicológica. Las mujeres de esta edad no tienen por qué renunciar a su vida sexual, al contrario es el momento incluso de reactivarla”, sentenció el Dr. Navarrete.

27/9/16

Los vegetales vs. la menopausia [27-9-16]


Los vegetales vs. la menopausia

Si quieres mantenerte saludable, ingiere dos tazas diarias de vegetales coloridos


El estrógeno reduce la inflamación y nutre el tejido muscular, lo mismo que el de las articulaciones. De acuerdo con los investigadores de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA, por su sigla en inglés), es por eso que muchas mujeres padecen de dolores después de la menopausia, cuando se bajan los niveles de esa hormona en la sangre.

¿Una buena solución? Incluye en tu dieta diaria dos tazas de vegetales coloridos como el tomate (rojo), la zanahoria (naranja), la calabaza (amarilla), el brócoli (verde) y el nabo (morado).

Estos son ricos en unos pigmentos que ayudan a reducir la inflamación que causa el dolor.

Mientras más variada sea la paleta de colores en tu plato, mejor te sentirás, ya que cada uno provee un pigmento diferente y beneficioso para tu salud.